What's Popping 305

articles, tips, and recent news
11 Aug

Sal de tu zona de confort y atrévete a tomar la iniciativa en tu relación

¿Eres de las personas que son pasivas en sus relaciones o de las que arriesgan y proponen? Si eres de las que toman la iniciativa, continúa haciéndolo, siempre se necesita alguien así en la relación. Sin embargo y muy seguramente, quisieras que tu pareja también tome las riendas de vez en cuando, ¿o no?

Para aquellos/as que les cuesta más tomar las riendas y salir de la rutina, no pierden nada con intentar salir de su zona de confort y atreverse a explorar o experimentar, de hecho puede ser una oportunidad para darle otro giro a la relación. Ahora, ¿ya tienes claro cuál es el factor o los factores principales que te impiden arriesgarte?

Si aún no los sabes, hay varias causas por las que tener iniciativa puede resultar difícil para algunas personas, pues esto tiene que ver con rasgos propios de la personalidad (personas que son más tímidas, tienen baja autoestima, inseguridades, entre otros). Asimismo, otro factor es el desinterés que se puede ver reflejado en el no estar a gusto en tu relación, la monotonía y las pocas ganas de salir de ella. Por último otro aspecto es la costumbre de saber que tu pareja es quién toma la iniciativa, por lo que empiezas a ocupar una posición de pasividad y te sientes cómodo con esto, o  por el temor a hacer cosas nuevas (pues puedes sentir que es mejor que la otra persona sea quien tome la iniciativa en vez de arriesgar, ya que sientes miedo a que algo pueda salir mal).

Lo importante es reconocer cuál de estos factores te impide tomar las riendas para buscar formas en las que puedas contrarrestarlos y lograr salir de la rutina. Para eso, puedes tener en cuenta las siguientes sugerencias:

  1. Realiza actividades o planes diferentes a los que comúnmente puedes hacer con tu pareja, tal vez un plan que ninguno de los dos haya hecho nunca y que les llame la atención. Salir de la zona de confort siempre es una buena opción.
  1. Evita la indecisión a la hora de escoger planes con tu pareja. Generalmente, se pierde mucho tiempo o se termina sin hacer nada cuando no se está seguro del plan a hacer. Es preferible no decir “no sé”, si no proponer alguna actividad, así no se tenga clara del todo.
  1. Deja atrás el miedo o la predisposición de que algo pueda salir mal. Esto es importante para no caer en la monotonía con tu pareja. Si ya estás ahí, debes pensar que es necesario arriesgar para no llegar al aburrimiento o que sea tu pareja la que siempre proponga.

Puedes empezar poco a poco cambiando algunos aspectos de la rutina, así como también puedes ser tú quién proponga su próximo momento de intimidad, sin esperar a que sea tu pareja quién lo haga, sino sorprenderlo/la con tu propuesta y tal vez plantear otros sitios en los cuáles experimentar y que sean llamativos para ambos. El cambio no será de la noche a la mañana, pero dejar los miedos a un lado y querer darle un giro a la rutina, será beneficioso para tu relación. Cuéntanos, ¿qué actividades hacen tú y tu pareja para salir de la rutina?

Leave a Reply